lunes, 22 de febrero de 2016

DESPUÉS





Mi brazo flexionado descansa bajo tu cuerpo. Siento tu latir en mí.
Tu cabeza, mitad hombro mitad pecho se desparrama levitante casi fundiendose en mi piel.
Tu pierna de arriba me atrapa, me abraza, me retiene. Me ama por sobre mi.
Yo paso una mía entre el agujero que quedo dibujado entre las tuyas y mi pie te acaricia con sus dedos.
No abrazamos, fuertemente. Y mi mano acaricia tu pelo. Solo cuando no baja por tu espalda atrevida en busca del final de esa linea mágica y que parece recta desde un angulo pero está tan llena de curvas desde otro.
Si nos vemos de arriba cual espejo de hotel de paso, fantaseamos un nudo marinero hecho de cuerpos, de amor! Imposible de desarmar, de deshacer.

Entre nosotros quedan restos de una cena de amor y pasion. Como cuando el plato queda vacío luego de una delicia saboreada, luego de un manjar deglutido. Al que un ultimo pedazo de pan le puso brillo. Pero ahí está, húmedo aún. Se huele en el aire, se siente el calor todavía de lo que fué ese momento de eclosión de cuerpos. De unión de almas. De amor eterno.

La luz de una vela encendida para incentivar aun más ese innecesario pero bello sentido que es la vista le dan a la pintura ese toque cálido infaltable. Tu piel resplandece al efecto flameante de esa luz. Parece que flotas. Parece que volas. Que volamos juntos.
Tu cuerpo desnudo en las penumbras es a la habitación lo que una tormenta a la sequía. Simplemente hermoso! Divino! Genialidad de la creación. 

Hasta que mágicamente los ojos se cieran, los latidos vuelven a su normalidad, la respiración ya no está agitada y nuestros sexos ya no estan mas hinchados, llenos de sangre, duros o mojados. Sólo están ahí, como siempre amandose. Como siempre cerca.
Como siempre, después de…
Después del amor!

viernes, 13 de enero de 2012

La noche del bar!

La noche estaba lista, tomé el colectivo 34 en pácifico, me bajé en Juan B. Justo a la altura de boyacá, aproximadamente. Caminé hasta que vi el bar en el que habíamos quedado encontrarnos y mi corazón se aceleró lentamente.
Entré timorato sin saber cómo eras. Levanté la vista y ahi estabas sentada, en una mesa con varias velas en la oscuridad de un rincón del bar.
Las luces del lugar eran muy ténues. Tenía mesas en recovecos escodidos del resto de los clientes, que daban a la libre imaginación de lo que se podía hacer ahi.
Comenzamos a charlar por enesima vez, sólo que esta vez y  por primera, nos veíamos a la cara. Todas las charlas telefónicas que habian antecedido a tal encuentro quedaron atras. Era el momento de la verdad.



Las miradas comenzaron a profundizarse y la charla no era de presentacion. Ella, madura, delgada, me llevaba como 20 años. Yo, con apenas 18, tenía los nervios lógicos ante una mujer que me apuraba hablando de comprar una caja de preservativos de 12 unidades. Podré? está loca?
Seguimos conversando, seduciendonos. Las manos comenzaron a rozarse lentemente mientras nos traian el vino deshinibidor. Las velas parecían consumirse con una velocidad mayor a la habitual.
Por debajo de la mesa ocurrían cosas que hasta el momento no había vivido. No por raras o poco habituales, sino porque a mi corta edad las mujeres no suelen ser tan decididas.
Estaba clarisimo que tambien ella estaba nerviosa, siendo que la diferencia de edad era grande, que estabamos un poco expuestos y que de repente mi dedo indice era succionado a modo de fellatio en pleno bar.
Los pies se rozaban, yo la acariciaba suavemente por debajo de la falda, sentíamos latir fuerte nuestras ganas.
por un momento fuimos corriendo al baño juntos y nos besamos apasionadamente en la puerta del baño hasta que escuchamos unos tacos que sibuan por la escalera y cada uno entro a la puertita con el muñeco correspondiente.

La adrenalina acrecentaba la calentura, el que dirán de la señora grande con el pibe, la fantasía incumplida de encerrarse en el baño juntos recorrio nuestras mentes varias veces.

Fue una de la noches mas eroticas de mi vida. Muy sensual, de las mas seductoras, de las mas sexuales, aún sin sexo.

Nos vimos alguna vez más, pero todo quedó en el erotismo y las fantasías.
Una vez, casi nos cruzamos con su hijo, que tenía mi edad, y ella decidió terminar eso con dolor. Pero yo lo entendí. Hablamos algunas veces más, pero guardaremos por siempre en nuestra memoria la calentura que recorrio nuestros cuerpos esa noche.
La noche del bar!

lunes, 25 de julio de 2011

Dominame


Me encanta la mujer cuando domina.
Porque viaja,porque investiga, porque delira.
Fantasea, se calienta, porque imagina.

Me encanta la mujer cuando domina,
porque es paciente, por complaciente.
Porque me usa, porque soy suyo, porque me tiene.
Me encanta la mujer cuando domina,
Porque me enseña, porque me muestra,
porque marca el camino, porque camina.
Me encanta la mujer cuando domina,
porque se hace, porque me hace.
porque invita, porque seduce.
Me encanta la mujer cuando domina,
porque se muestra como es, fuerte, potente.
Porque se sube, se mueve, porque vibra.
Me encanta la mujer cuando domina,
porque se obsequia, porque se da, porque se brinda.
Porque pide, porque solicita, porque ordena.
Me encanta la mujer cuando domina
porque obtiene lo que quiere, desea y necesita.
Porque se monta, porque te aprieta y por cochina.

Me encanta la mujer cuando domina,
porque gira y te da vuelta, porque enrosca y retuerce,
porque moja, empapa y humedece.
Me encanta la mujer cuando domina,
Porque atrapa, porque te ata,porque se enlaza.
porque envuelve, porque enceguece, porque te obliga.
Me encanta la mujer cuando domina,
porque cabalga,porque muerde, porque rasguña

Porque chupa, porque lame y porque sueña.
Me encanta la mujer cuando domina
Porque aun asi no se olvida y besa, y acaricia, y abraza.
porque erotiza, porque enloquece, porque amenaza.
Me encanta la mujer cuando domina
porque muestra, porque se muestra.
Porque libera, porque se libera.
Me encanta la mujer cuando domina,
porque mira, porque  juega, porque se atreve
porque desnuda, y se desnuda o como quiere.
Me encanta la mujer cuando domina,
porque se suelta, porque explota y porque explora.
porque es divina,porque es MUJER, porque es hermosa!

jueves, 12 de mayo de 2011

Atemporal

Caigo suave en tu cubierta de seda sin final.
Resbalo, patino, fluyo y cierro mis ojos.
Hay aroma a ti por toda la habitacion.
Siento tu respiracion aun calma.
Mis dedos inquietos rozan tu cuerpo sin tocarlo.
Siento escalofrios en la nuca, siento necesidad de tenerte.
Mis labios son tan pequeños ante tu belleza
que no alcanza el tiempo para recorrerte como quisiera.
Mis pupilas, aun en oscuridad, retienen tu imagen para siempre.
Te veo en rojo, te veo emergente de entre las sabanas
como si te elevaras de la misma.
El cuarto se tiñe de vos.
El lecho tiembla ante cada suspiro, cada gemido.
Necesito beserta y sentirte en mi boca y en mi lengua.
Necesito tu sabor.
Tanta delicia de un solo bocado.
Tanto manjar en un solo plato.
Te abrazo y miro recostada acariciando tu esplada.
Cuanta suerte tengo, cuan incontablemente rico soy con vos.
Desnudos ambos, sin sueño, sin cansancio de nada.
Podemos vernos y besarnos y acariciarnos
con la sola imagen de fondo de un reloj que no cuenta el tiempo.
Podemos quedarnos hechos un bollito de piel y sudor.
Como enredados, como apilados.
Podemos y queremos quedarnos asi.
Necesito mas de esto, necesito esta vitalidad por siempre.
Te necesito a ti.

martes, 30 de noviembre de 2010

Sexto sentido

Latidos exuberantes golpean la puerta de un pecho que inexplicablemente quiere demostrar lo contrario.
Miro con los ojos cerrados y veo ese momento de aromas que vuelan punzantes directo a mi nariz para clavarse como se clava una astilla.
No la veo, está ahi pero no la veo. La siento.
Busco y rebusco bajo la piel el puntito maldito que no me deja dormir pero sale la piel y sale la sangre pero no sale ese maldito puntito.
Asi te siento sin entender casi, sin ver casi. Sin oir casi.
Me tapo los oidos para no esucharte ni escuchar mi inconsciente pero me sobrepasa siempre y es como que me llevan a cometer la inevitable trampa de tener que buscarte.
Los latidos otra vez, las voces de nuevo, los aromas cambiantes pero igual de punzantes. Siento tu sabor sin conocerlo y aunque los descubra algun dia o tal vez no lo haga lo saboreo incesante y trago placer imaginario.
Como puede ser que pase todo esto?
Tu piel se me escurre entre los dedos cual agua tibia. Tus ojos, quiero verlos, quiero ver si te pasa lo mismo que a mi que me golpeo la frente de ganas. De ansias.
No es lo de siempre, no es lo de cualquiera. No sos una mas.
Es ese sexto sentido que vaya a saber porque me genera, como me genera todo esto.
Como si supiera que de abrazarte fuerte nomas, se electrificarian nuestros bellos mas escondidos.
Es verte y saber.
Es oirte confirmar.
Es olerte y querer mas.
Es tocarte y que no alcance.
Es besarte y chupar mis labios mas calientes que nunca.
Es anular todo eso y como si un estruendo retumbara y vibrara tanto que igual sentiria con cada uno de esos sentidos. Es ese sexto sentido que ni siquiera puede hablar de amor. Sino de química. De energía. De fuerzas que enigmatizan al mas sabiondo de los filosofos. Que dejan sin respuesta al mas arriesgado de los cientificos.
No, no es amor, es ese sexto sentido que de repente se despierta y te dice en todo el cuerpo que le digas...
"Puf, si supieras".
Bah, que se yo si no es amor?
Que es el amor al fin y al cabo sino una pasion tan fuerte y tan carnal como la que describo mas alla de todo el resto de los sensaciones y necesidades que puedan enmerarse.
Como describir al amor sin ese sentido que te prende fuego y dinamita tu hormonas de solo tener cerca a la persona que uno supuestamente ama?
Es cierto que despues hay que sostenerlo... Pero...
Que inmenso que es sentir esto.
Que genial es sentirlo con vos!!

lunes, 16 de agosto de 2010

Enriedo

Sensaciones. Aromas del olimpo.


Ondulaciones. Caricias de rizos carmesí.


Pasión. inspiro, respiro. Vivo.


Enriedo mis ganas entre tus sueños y no despertarte.


Ahuyento mis instintos, y disfruto.

martes, 13 de julio de 2010

La fuente sagrada!

                                     
http://img.terra.com.mx/galeria_de_fotos/images/330/659839.jpg
Susurros increscendo de guarangadas deseadas rompian el silencio de la noche primaveral.
Apenas unas velas arrinconadas, iluminaban tu cuerpo formando el contorno mes bello.
Sentada sobre mis piernas te frotabas contra mi, suave, pero tenazmente.
De tus gemidos brotaban incesantes sonrisas y e inacabables sonidos de placer.
Mi excitacion aumentaba con la sola brisa de tu respiración en mi oído, sentía.
Sí, sentía mi corazon aumentando su ritmo a pasos agigantados. Sentía mi boxer exprimiendose.
Estallando, explotando. Hirviendo por el roce, ardiendo por dentro y por fuera.
Tomaste mis manos y me empujaste contra el colchon que tirado en el piso se relamía y nos envidiaba.
Tu ropa interior desquisiadamente desapareció como los animales ante la posibilidad de un terremoto, un huracan o una tormenta.
Tomaste las riendas de la noche y comenzaste a galopar raudamente hacia la luna.
Tu vagina ardiente y empapada no se delizó mas sobre mi boxer sino que corrió aceleradamente hacia mi boca. Me obligo a besarla, lamerla, saborearla. Me obligó con todo gusto, pero me obligó.
Tus movimientos pélvicos buscaban sobre mi cara el punto mas áspero de mi lengua, el vértice mas suave de mis labios. Por momentos el clítoris se me entrelazaba, se me escurría entre los dientes y yo solo atinaba a apretarlo apenitas. Como degustando, como mordisqueando.
















Yo simplemente lami y lami siguiendo tus órdenes explicitas en tus vaivenes púbicos.
Lamí, relamí, caté, succioné, embebí mi boca en tu ungüento divino que de repente multiplicabase por doquier humedeciendo todo a su paso.
La noche aumentaba en intensidad y mi miembro explotaba de extasis aun sin haber sido el protagonista de la noche.


Tu cuerpo arqueado y extremadamente agitado, se pidió como un respiro y casi te caes hacia atras.
Aprovechaste ese envión y simplemente apoyaste tu caliente vulva sobre mi glande y te dejaste caer. Sin una minuscula muestra de autocuidado. Nada.



La luz de las velas parecían relampaguear aturdidas por tanto viento que sacudían histericamente las sábanas.
Tus caderas se estampaban violentamente contra las mías y tu clítoris no cesaba de apretarse contra mi pubis.
Mi pija crecía y endurecía con cada sacudida de placer. Tus manos amenazantes parecían querer golpearme, cuando no lo hacían. Y tu cara reflejaba el intento de control para no pegarme. Como reprimiendo ese sentimiento mezcla de amor, pasion, odio, incredulidad. La sabana estrujada se escurría entre tus dedos y tus uñas se hundían en mi pecho. La vista perdida, el pelo espejo de las velas estallaba como prendido fuego.
Y...
En medio de todo esto...
El estruendo mas increíble brotó de tus labios como un grito de guerra. Aturdía, estremecía verte temblar.
Mis piernas comenzaron a derretirse en mieles, calientes, liquidas, derramables.
Empapando todo a su paso un chorro de placer expulsado violentamente salió de tu vagina como nunca antes lo habías hecho jamás.
Mi cuerpo, liqüidificado entre traspiracion mía y tuya, tu flujo desbordante y ese chorro imparable, se hundía en el suelo, se desparramaba, se deshacía en orgasmos casi espeluznantes.
Gritos, gritos, gritos.

Aullidos y  gemidos.

http://gonzo22.files.wordpress.com/2008/07/hacer_el_amor.jpg
Respiraciones profundas.

Y tu cuerpo que se desploma sobre el mío mezclandonos juntos entre tanto liquido. Volviendonos una mezcla inseparable de puro placer.
No hubieron movimientos. Simplemente te desplomaste y me abrazaste. y te quedaste apoyada en mi pecho suplicando un rato de esa paz. de ese silencio.
Agotados, deshechos, nos quedamos así. vos arriba mio, yo adentro de tuyo, vos sobre mi, yo debajo de ti.

jueves, 22 de abril de 2010

Que es este blog??

Toda la vida quise expresar mis sentimientos respecto al sexo, a la sexualidad. Toda la vida, incluso en la niñez uno va viviendo, sintiendo su sexo. En la niñez, quizas, desde la oralidad, desde el chupete, el pezon de la madre. Incluso cuando a uno le cambian los pañales, la alegria genera erecciones en los bebes.
Luego uno crece, explora su cuerpo, su ano, el pito o la conchita, se toca sin saber porque. Pero se explora.
A medida que uno crece, y pasan los años, todo ese cuerpo cambia, desarrolla, incluso, otras facultades. otras sensaciones.
El pito, uno no sabe por que, pero siente distinto.
Te educan de maneras distintas y entonces es donde uno, hablando ya de sexo, adquire distintas y variadas formas de vivir y sentir su sexo.
Con placer, con culpa, con temor, con represion, con ganas, con demasiadas ganas.

A mi me educaron en un ambiente de libertad de eleccion, en la vida misma. No solo en el sexo.
Pero eso me dió pautas, porque tambien me educaron en base al respeto a los demas, en base a como es el sexo opuesto, cuales sus debilidades y cuales sus fortalezas.
Rápidamente entendí que la mujer es distinta, en su forma de ser, en su cuerpo, obviamente. En su mente.
Y por supuesto en su sexualidad.
Me interesó saber que y porque se marcaba la diferencia, que y porque cada genero generalizado actuaba de cada manera.

A la larga, me fascinaron las mujeres, su pasión, su fortaleza fisica y espiritual. Su Fidelidad, no tanto en una relacion sexual, sino mas bien a una idea, a una forma de sentir la vida.
Me apasionaron.
El camino de mi sexualidad me llevó a darme cuenta que la forma de ser del hombre en una cama no es compatible con la de la mujer si el hombre no es capaz de desarrollar su lado femenino.
Porque el hombre por naturaleza es mas torpe, mas carnal, mas bruto quizas. Y tiene entre sus piernas un fruto espectacular capaz de dar placer absoluto, como capaz de lastimar de una manera casi inimaginable.
Y que la mujer, tiene entre sus piernas el poder de crear vida, claro, gracias a la ayuda del hombre, pero haciendo algo que el hombre es incapaz por naturaleza de hacer, como es dar a luz.
Esta es la principal diferencia. Porque a la larga somos todos humanos. Pero somos tan parecidos y tan distintos, que si no nos esforzamos en comprender, en asimilar las diferencias, en engranar cual rompecabezas, seguramente chocaremos los engranajes y la maquinaria perfecta del sexo no funciona.

Es así, que comprendí que tenía que desarrollar mi lado femenino tambien, para comprender.
Ese lado, me permitió entender que quizas a mi me gusta que me toquen el pene , mas que me besen el cuello, pero que quizas a ellas, primero les gustaba que les toquen el cuello antes que le toquen la vagina.
Que a mi me gusta entrar de golpe, pero que ellas necesitan mojarse, calentarse mucho mas antes de empezar.
Que yo quiero acabar ya, pero que ellas necesitan tambien mucho mas antes de lograrlo.
Que si acabo rapido, quizas ya me cansé y ellas recien empiezan.

Entonces, me di cuenta que hablar, leer, experimentar, probar diferentes cosas me enseñaría muchisimo.
Y me decidí a probar, a buscar la experiencia.
Probé probé. Me equivoqué, hubieron mujeres que no llegaron nunca al orgasmo conmigo. hasta que a los 18 me toco una que nunca me perdonó esa flata de orgasmo y jamás me dió otra oportunidad.

Aprendí entonces a preguntar, porqe preguntar no es sinonimo de no saber, sino de escuchar la respuesta del otro.

Hoy. despues de muchas mujeres, de muchos placeres, tengo la suerte de haber probado en el sexo casi todo. De ser consultado muchas veces, como si fuera un sexólogo, a quien remito cuando las consultas me exceden.

Pero tambien, y desde chico, me propuse no ser uno mas en la vida de una mujer. Me propuse que está lleno de hombres que se acuestan con mujeres a las que si despues les preguntas por ellos o no se acuerdan o directamente te hablan mal. Y quedó como el mal recuerdo o porque ella no acabo y el sí.  O porque era bruto, o porque dolía(mas allá de tamaños) o porque le agarraba la cabeza cuando ella le quiso hacer sexo oral. O porque no la sabía acariciar, o porque directamente no lo hizo.

Yo decidí quedar en la memoria de todas mis mujeres porque, aunque haya pasado una sola noche conmigo, esa noche estuvo genial. Porque la acaricie mucho, la besé infinitamente, mi lengua se movía incesante entre sus labios, porque chupé con delicadeza sis pezones y sus pechos, porque no me olvidé de lamer ni un centimetro de su cuerpo. Porque el sexo oral que le hice fue largo y tendido, esperando casi siempre su delicioso orgasmo en mi boca. Porque esperé todo lo posible para eyacular. Porque le di amor, tanto amor, en una sola noche que no podrá decir nunca de mi nada malo. Porque ademas, no le mentí y sino quería mas que una noche, seguramente se lo dije,  para no herir a nadie.

Y hoy, sin ser un galán de telenovela, me pasa que soy feliz totalmente desde mi sexo. Me siento pleno. No soy un supr hombre que tendrá sexo 8 horas seguidas, soy el hombre que quiero ser con las muejres y ese es mi orgullo.

Este blog apunta a quienes viven su sexualidad como un arte, como algo que lleva tiempo de perfeccionar, de vivir, de experimentar.

Este blog, apunta a que vean y lean mi forma de vivir el sexo, mi forma de sentirlo, mi arte.

Espero, de corazón, les agrade, les atrape y les excite quizas, como me excito yo de solo escribirlo!!

viernes, 19 de marzo de 2010

Ese pequeño y redondeado morbo masculino

Muchas veces me he preguntado por qué, muchas veces sin respuesta, muchas la he encontrado.
Muchas veces lo he imaginado, algunas pude lograrlo, muchas veces no.
Muchas veces lo fantaseo, muchas veces lo deseo, muchas, pero muchas me calienta la sola idea.
Tantas veces me guarde la ganas de pedirlo y tantas no me contuve.
Tantas veces me lo han negado, tantas veces lo postergaron, y algunas me lo pidieron.
Tengo tantas preguntas al respecto, que me pregunto por qué me lo pregunto.
Es que suena a suavidad, mezclada con rudeza.
Es que suena a placer, mezclado con dolor.
Es que parece una hermosa imagen con algo de horrible.
Será que ahi la piel siempre es tan suave?
Será que entrar ahi parece ser para unos pocos privilegiados?
Será que solo yo me lo pregunto y no dejo en libertad mis pensamientos?
Es que verte desnuda me obnubila la mente, me deja perplejo ante tal perfeccion de curvas y aromas y piel y sabor y...
Simplemente surge en mi la necesidad de probarlo todo. De sentirlo todo.
Quizas esta en el medio esa masculina necesidad dominante, de agarrarte fuerte de un buen mechón de pelos y con la otra mano en tu cintura traerte hacia a mi desde atras y lentamente sentirte candente.
Cuidandote, sí.
Protegiendote, sí.
Pero haciendote mía de cada rincón de tu cuerpo, de cada pequeña parte que siempre desee de vos.
Es que es tan hermoso el contacto de mis manos cuando acaricio ese redondeado manjar, es tan sensitivo y sensual rozar mis mejillas suavemente sobre esa aterciopelada piel deslumbrantemente pálida por la falta de sol.
Es tán erótica la idea.
Que no puedo dejar de preguntarme por qué será que lo deseo tanto!
Las veces que en mis noches de sexo pudimos, quien sea de ellas o de uds con quien lo hicimos juntos, disfrutar de tal miel, hemos sido tan felices por un instante, por esos minutos, por esos pedacitos de vida sexual. Algunas veces por placer mutuo. Las mejores veces.
Otras por mi placer y tu entrega, la pasamos tan bien por que me veias gozando como loco. Aunque a vos quizas físicamente no te encantaba tanto.
Quizas ahi esta el morbo, esa sensacion masculina de regalo, de premio, de entrega, de sometimiento.
En mi caso romantico, porque soy asi. En mi caso no pierdo las ganas de dar y recibir placer en cada situacion sexual que comparto con mi pareja.
Pero en otros quizas no importa, en otros es solo el hecho de hacerlo, de penetrar salvajemente.
La escencia masculina salvaje y por naturaleza!
Te Gusta Desafiarme?…
Claro, en mi está presente, la siento, me gusta!! Me calienta ser hombre y sentir tus glúteos firmes y relucientes golpeando suave y fuertemente a la vez contra mis caderas.
Y sentir mi pija, mas apretada que nunca en ese estrecho lugar, que me regala sensasiones unicas. Que se ofrece como un productor de extasis psicoreactivo, por asi decir.
Y...
Cómo explico, cómo no decirlo si lo deseo tanto?
Son maginificas las historias que debemos tener todos los hombres al respecto.
Llenos de historias de placer y dolor. Contradicción constante bien firmes y de la mano en tantas ocaciones si hablamos de sexo.
Historias de macho, de dominacion, de obligacion y sometimientos.
Historias de proceres del sexo recibiendo la ofrenda totalmente relajada y lista para la accion por todo lo hecho anteriormente.
Historias de intentos fallidos y dolorosos por brutalidad masculina. Por falta de dedicación.
Historias de negativas totales por prominencia fálica del hombre de turno.
Historias de amor y odio!
Todo, y todo de verdad, producto de ese pequeño sector de la deliciosa anatomía femenina.
Que nos hechiza, nos encanta, nos atonta. Nos vuelve literalmente locos!
Todo... por ese pequeño y redondeado morbo masculino!
Todo... por ese pequeño y redondeado trasero femenino!
Te Gusta Desafiarme?…

lunes, 8 de marzo de 2010

Tu mirada clavada en mis ojos

La mirada clavada en mis ojos
sirviente fiel me entrego
como si fuese dificil aceptarlo
como si fuese dificil gozarlo
La mirada clavada en mi ojos
revoltosa, majestuosa
en penumbras, provocadora
radiante, excitante

La mirada clavada en mis ojos
esa boca desquiciada
ese pelo en llamas
manija de mis deseos

La mirada clavada en mis ojos
Macho de hierro
mujer de seda
amor carnal, amor oral.
La mirada clavada en mis ojos
Lengua aspera y ligera
labios raudos, labios rojos
dientes fuertes, muerde y siente.

La mirada clavada en mis ojos
mis ojos en tu mirada
mi latir en tu cabeza
mi cabeza en tu cabeza

La mirada clavada en mi ojos
me venera, me seduce, me obsequia
se derrite, desparrama, se derrama
te llena, te diluye, te empapa.

La mirada clavada en mis ojos
se hincha, tiembla, desborda
explota, exprime, estalla
grita, jadea, explaya.

Semen, orgasmo, regalo
me desmayo, enloquezco
me estremezco, me retuerzo
y tu mirada clavada en mis ojos

Te recuerdo y gracias

17 años y otra vez en Mar del plata. El hotel de siempre me espero otro año mas, para albergar mis ganas de vacaciones y aventuras. Solo, sin padres ni amigos, que comenten mis hazañas o se rían de mis locuras.
En medio do todo eso, la playa, el sol, la libertad adolescente.
orgasmo.jpg
Vecinas, dos muchachas. Tres niños correteaban a su alrededor, uno de ella.
Mate va, mate viene, charlas y miradas suyas que me revolucionaban las hormonas.
Ella, rubia, ojos claros y un cuerpo deliciosamente atractivo. Desparrama sensualidad y erotismo constante.
Mi inocencia dificultabame el creer posible algo con ella. Si estaba casada, su hijo por ahi dando vueltas. Como una mujer asi, con 23 años, podria querer estar con un chico de 17? Seguramente inexperiente, seguremente torpe y atolondrado en la cama. Sin saber como tratar a una mujer como se merece.
Los días pasaron, y otro vecino, de 18 el, pelo largo, un poco mas robusto y piel bronceada, se sumo al grupito vacacional. La otra chica, tambien casada y con sus dos hjos ahi, tambien lo miraba con ... intriga.
Pocas veces senti que una mujer se tome tanto trabajo en seducirme. Me volvia loco, pero no hacía nada por ese hijo. Por no querer entender.
Pero no. Una noche, ella, le dijo que se fuera afuera un poco, me miro, sentados en la cama, y me dijo que se moría por besarme, por abrazarme.
Ya no había vuelta atras, Ya no había mas que dejarme seducir, o rechazar la inmoralidad de esta madre.
Y bueno, Soy Adrian. Es muy linda, me excita desde el primer día, mi inexpereincia no es tal, mi torpeza mucho menos, atolondrado nunca fui, porque las mujeres me encantan, y nací para tratarlas como se merecen, y me fascinan los resultados orgasmicos de hacerlo asi.
Media hora mas tarde, los tres chicos dormian, las dos madres estaban en distintos cuartos con distintos hombres, pero haciendo lo mismo.


Fueron horas de una seduccion mutua dificil de describir. Su pelo, largo y ondulado, se solto por fin, enredandose entre mis manos, mientras de aqui para alla nos enredabamos lenta y suavemente.
Recuerdo el sabor de su entrepierna, recuerdo su espalda arqueda mientras mi lengua jugaba excitada entre su deliciosa humedad y su ardiente vagina.

 
Me emborrache de su placer.
Recuerdo tras mucho tiempo de esperarla, saboreandola, que se acerco y me dijo suave:
-" veni, quiero verte acabar"-
No hay nada que me excite mas que el orgasmo femenino, por lo que intente esperarla a ella. Pero me dijo que ella, nunca habia podido tener un orgasmo en su vida. Que su marido, cuando hacian el amor, eyaculaba, y se dormia. Que nunca tenia sexo por mas de 15 o 20 minutos y que no podia acabar.
Estaba con ese hombre desde hacía 9 años. Como no iba a tener un orgasmo. Yo no lo podia creer. Incluso no podía creer que no iba a poder darle eso que tanto ella y yo queriamos.
Estuvimos, horas en esa cama. Nunca demoré tanto intencionalmente mi orgasmo. Recuerdo, que luego de tres horas de cambios de posiciones, de algun descanso, pero de mucho amor y consideracion mutua, me afrecio su cola, mmm 17 años y tan buena oferta!! Lo entendi, me lo dijo, como algo asi como un premio.
Es cierto, hasta ese momento ninguno habia acabado y los gemidos mutuos invadieron el hotel de un modo, medio impudico(asi nos contaron luego otras personas). El placer estuvo tan intenso en nosotros que entendi que ella no estaba en busca de un orgasmo sino de seguir pasandola bien. Y acepté.
Disfruté de ese manjar que pocas veces mas he disfrutado pese a tantas mujeres que luego conoci. disfruté, suave y dominantemente de ese momento, como pocas veces lo hice en mi vida!
Desenfrenadamente derrame montones de semen sobre su espalda, semen caliente, semen hirviente, semen extasiado.
La hora siguiente fue de un abrazo eterno, y besos y caricias y tanto amor.
Recuerdo hablar de su tema, de su orgasmo.
Recuerdo proponerle cosas, juegos, ropas, variantes, que no sean solo de posiciones.
Recuerdo que lo que mas le dije es que se haga respetar. que ella como mujer vale mucho y que quizas el haber buscado en otro hombre lo que ella necesitaba(amor) no era lo correcto, pero si era necesario estaba bien.
Recuerdo que nos vimos muchas veces mas, intentando miles de cosas, para que ella pueda experimentar por primera vez ese tan ansiado orgasmo.
Cada día que nos veíamos la veía a ella mejor, mas suelta incluso, más femenina. Me volvía loco la idea de poder, hasta ayudarla, pero de poder ser yo quien logre darle ese momento magico que todos queremos y necesitamos vivir cada tanto. Todos los días.



Un día, cuando ya hacía uno o dos meses que nos dejamos de ver, me llamaste.
Te recuerdo, recuerdo tu voz en el telefono con un  tono de felicidad y algarabía que me estremecieron.
Me llamaste para contarme que habías tenido tu primer orgasmo, y que seguido al primero, llegaron muchisimos mas. Que su marido mucho no habia cambiado, que la que habia cambiado era ella, lo sedujo, se vistió parecido a lo que yo le había estado diciendo, que había estado aflojandose ella y desistiendo de la busqueda para solamente disfrutar mas alla del orgasmo. Y que cuando menos se lo imagino, exploto como nunca antes. Que esa noche, su marido, cuando ella logro eso, estuvo tambien el como nunca, excitadisimo.
Que tuvieron la mejor noche desde que lo conoció. Nueve años atras!!!
Me llamó para agradecerme el haber aparecido en su vida! Que me quería mucho y que no habría podido lograr eso sin mi!
Me morí de la alegría, porque yo tambien la quería, es una mujer hermosa, por dentro y por fuera. y merecía las mieles del orgasmo como toda mujer.
Me llene de orgullo, y comprendí tambien que no es todo el orgasmo, que no es todo el sexo por el sexo mismo, sino que hay tanto a su alrededor, tanto nos domina el cerebro.
Se hoy que no todas las mujeres de mi vida han podido tener un orgasmo, pero estoy orgulloso de saber que hice  y haré todo lo que esté a mi alcance para verlas gozar, para que disfruten como disfruto yo de mi sexualidad.
Te recuerdo, hoy, arqueda, disfrutando. Y te agradezco, por hacerme parte de tu vida. Por hacerme parte de tu vida al llamarme y darme un crédito que no se si tengo. Pero que me enorgullece me hayas otrogado.
Te recuerdo y nunca te olvidaré.
Te recuerdo. Y gracias!

miércoles, 17 de febrero de 2010

Fantasías animadas

Noche de amigos. Luego de una agitada tarde de charlas hot y unas cuantas cervezas, la parejita de la noche se va, uno supone a descargar un poco de todo lo generado por confesiones e historias ajenas.
Quedamos Cecilia, Mercedes y yo. Era temprano, aun no cambiaba de dia y quedaban 3 cervezas bien heladas, un cigarrillo de marihuana que ceci invitaba gentilmente y pocas ganas de irse. Por lo que no había por que hacerlo.
Durante la primer cerveza, que bien nos hacía para mojar la seca garganta que nos dejo el cigarrillo, continuamos la charla. Era sabido de las aventuras de Mercedes con algunas chicas. Y ceci ya habia confesado esa noche que fantaseaba con una historia con alguna chica. Yo acaso, el mas osado de los tres, habia tambien hablado de historias swinger, aunque alguna solo inventada para la ocacion.
Yo propongo un juego, donde habia que intercambiar fantasias y actuarlas, como si fueran nuestras.
Cuando, en medio de una, Mer avanza a ceci y le da un beso, simulando ser esa fantasía la suya.
Por supuesto, que mi pantalon tardo poco en mostrar mi exitacion, y no era de esos con los que se disimula facil. Verano, pantalon corto deportivo y sin remera. Imposible.
Siguiendo, comenzaron a besarse cada vez mas, como si yo no estuviese.
Como si fueran ellas dos y nada mas.
Yo de fondo pense, como hago para actuar la fantasia que me habia tocado( vestirme del sexo opuesto y hacer un striptease) que de alguna de ellas tenía que ser.
Cuando me di cuenta que el juego en realidad ya habia terminado.
Mer me miró simplemente, con cara de: -"aprovechá, es tu momento."-
Yo me senté lentamente al lado de ellas y sin invadir esperé que me dejaran entrar. Participar. No se si ceci quería que yo entre en todo esto, pero entendio que quizas, por algo se daban asi las cosas, y cuando ella decidio, se dio vuelta y me dio un beso increible, medio sabor a ella, y medio a la otra. Fue el beso mas rico de mi vida!
Despues de un rato de besos y caricias donde por momentos no se sabia bien de quien era cada mano, Mer me comenzo a bajar el pantalon, con una decision y una tranquilidad, que no le conocía. Sin prisa pero sin pausa, la camisa de ceci comenzo a abrirse, dandole paso a mi lengua que moria por enredarse con sus pezones, duritos, llamativos. Quede en el medio de todo y era lo que fantasié toda mi vida!
Corrimos a la habitacion, y ellas volvieron a franelear, a acariciarse, a besarse.

Aproveche, y comence a sacarle la pollerita a mer, cuando toque que ya estaba corrida la bombacha y empapada. Ceci ya habia comenzado a cumplir su fantasia. Ya habia estado tocando, sintiendo. Se le veia en la cara la excitacion, el placer. Mer la tiró sobre la cama, y se avalanzo practicamente sobre su vulva, comenzo a chupar, a lamer, a mordisquear ante mi excitadisima mirada!
El momento oportuno para hacer lo mismo habia llegado. Quite definitivamente su tanga, pequeñisima tanga y me embebi la lengua de sus deliciosos jugos, chupe como nunca, chupe tanto como chupaba Mer. Que bueno ser mujer no? Las dos acababan multiple y casi simultaneamente sin parar. La habitacion se lleno de olor a sexo y no pensaba ventilarse por un buen rato.
Las cosas pasaron casi como por naturaleza. una cosa llevo a la otra y fue como una noche magica.
Incluso, mi capacidad de ereccion parecio verse magnificada.
Tras unos cambios de lugares, ceci se animo y probo el dulce nectar de mer, sin pensarlo. Gozó a travez de sus labios mientras yo la tome por detras y asi com estaba, en cuatro patas, la penetre lenta y profundamente. Fue exquisito verlas, sentirlas, adorarlas!


Tras extasiasticos momentos, acabamos los tres agotados, tomando la cerveza que quedaba, riendonos de lo que habia pasado. Con miradas prometedoras de futuros reencuentros y puertas abiertas a nuevas experiencias. Amigos verdad? Sí. y nunca olvidaremos nuestras caras al momento de cada eyaculacion, cada orgasmo, cada grito interminable de placer.
Son mas, aun desnudos, seguiamos besandonos, acariciadonos, tocandonos. Y como no recordar, que para finalizar la noche, se miraron fijamente, y algo que aun no habia ocurrido, cotorreo mediante al oido, lentamente,  Ceci empezó a lamerme la pija, suave y picaronamente, mientras Mer deglutia vorazmente.
Visualmente el mejor momento de mi vida!! Sensual, sexy, hot, atrevido, jugueton.
Yo pense que no daba mas, pero las mujeres me demuestran siempre que son capaces de cualquier cosa. Que son divinas. Celestiales podria decirse. Diosas.
Enseguida mi pija se erguía nuevamente, durisima, como si recien empezara. yo podia tocarlas, verlas, admirarlas mientras sentia el sueño de mi vida en carne propia y real.


Mi pija, empapada, por sus labios, latía fuertemente. Cada tanto, alguna me besaba en la boca haciendome sentir mi propio sabor, y volvía a seguir chupandome, lamiendome, jugando.
Cuando un grito estruendoso se precipito de mis labios, las dos perduraron, prendidas, agazapadas, excitadas y complices, con mi pija eyaculando hacia el cielo, mirandose entre ellas y mirandome a mi, a los ojos. Como disfrutando de lo que eran capaces de lograr en un hombre y como mirandose entre ellas, con ganas de seguir, por supuesto. Bebieron suave y dulcemente mi semen a medida que salia por chorros.
Se besaron, me besaron, nos besamos.
Alguna vez se volvieron a encontrar entre ellas. Alguna vez conmigo tambien. Algunas veces por separado y otras otra vez los tres. Siempre, pero siempre, fue genial.
Pero... como la primera vez? Jamás! Esa, la primera, la que nos marcó para siempre, fue nuestra fantasia. y de nadie mas.
Ellas fueron las unicas con las que estuve en un trio alguna vez.
Para que buscar otras? Si la fantasia, ya habia dejado de serlo?

martes, 14 de julio de 2009

Juegos sexuales

Mientras la tarde corria, el domingo iba llegando a su noche, y el sol ya no calentaba tanto de afuera como tu sol lo hacia aqui adentro.
En medio de tanto placer vespertino, en medio de tantos, tus orgasmo y tambien de algunos mios, aunque tu egoismo de ese fin de semana venia en auge, me pusiste tu mano en el pecho y me pediste que pare.
La traspiracion recorria aun mi pecho agitado y sorprendido por tan repentina peticion. Tomaste tus minutos de mirarme como tomando una desicion y me dijiste al oido: -" Date vuelta".
Mi mirada, perdida entre tus ojos seductores y tus senos turgentes, paso de placentera y agitada a pícara y obediente.
al querer darme cuenta de todo lo que acontecia, ya me encontraba esposado, boca abajo, a tu merced.
El hecho de ser masajistas hacia que no me sorprenda por que hayas sacado un envase pequeño con aceite, ya que varias veces nos habiamos dado placer lubricado. Pero esta vez habia algo distinto, en tu mirada, en tu cabeza, en tus pensamientos. yo lo notaba, pero no quise decirte nada y te deje ser.

Con la ternura de siempre, ataste mis manos hacia atras, con tu pareo negro. Vendaste mis ojos y me sumergiste en un mundo de incognita y placer consecuente. Tu respiracion, en el oido, tu aliento que me enloquece. 
De repente el aceite corrio por la linea de la espalda, casi hasta la nuca. Ya desparramandose un poco. Tus manos lentamente recorrieron mi cuerpo, que hierve. Pasaste con tus pechos por mi espalda, embadurnadolos, sumergiendolos en la deslizante y sensitiva sustancia que jugaba con nosotros ahora. De mi cuello y tu lengua, bajaste sueve otra vez por mi meridiano dibujado, fuiste al polo sin preguntar, donde redeondeado, apretado e inquietos, mis gluteos empezaron a sentirte humeda. Apoyaste primero tus labios, luego te incorporaste y senti tu vagina empapada y caliente sobre mi. Cabalgaste un poco como yegua salvaje. Me exitaba increiblemente tenerte ahi atras, dominando. 
Lenta, pero decididamente, tu lengua recorrio la linea de mi cola de punta a punta. sin parar hasta sentirla en los testiculos como saboreando. una mordida infaltable, suave y dulce y de repente tu lengua cambio de rumbo y se introdujo suave en mi cola!
El placer invadio mi cuerpo. Sentí un calor insoportable que recorrio mi cuerpo y nunca mas paraste. Me veias soportar tanto placer y acelerabas. Me veias y sentias mi pija bajo mio que me levantaba como cricket levanta al automovil para cambiarle un rueda!
Entonces una mano se colo por atras y comenzo a acariciarme la pija, mientras que entre tu lengua y tus dedos no dejaban de jugar en mi cola! 
Tras varios minutos de alucinante placer, tus dedos entraron y salieron a gran velocidad, mientras que mi rostro mostraba una mezcla de alegria, satisfaccion absoluta, placer, extasis y... por supuesto un poco de vergüenza! Pero para que para si me estaba volviendo loco!
En un abrir y cerrar de ojos, mi pija, en un estado de hiper erección, derramo la mayor cantidad de semen que haya derramado jamas. Una manta blanca cubria la sabana blanca de la cama, pero esta no era de tela. El sudor recorrio mi rostro y mi cuerpo temblo tanto, que creo que por un segundo me fui a otra dimension. No podia hablar, no podia respirar. Simplemente no podia ya hacer mas nada! Quedé tendido, rendido, fusilado de placer. 
Sin mas, senti mis manos libres, mis ojos comenzaron a ver y ella se recosto a mi lado mirandome fijo, soberbiamente feliz. 
Tomo una de mis manos y la puso en su vulva, para mostrarme, para hacerme sentir, que ella estaba mas excitada que yo aun. Empapada de placer en medio del silencio, me miro, sonrió y nos quedamos profundamente dormidos!! No era necesario ya decir mas nada!!

martes, 10 de febrero de 2009

Hoy tengo ganas de ti





Hoy tengo ganas de vos, mis pensamientos más salvajes se derriten entre mis pelos que parecen frente a la pantalla derretirse entre humo y vapor.
Tu piel entre mis manos es la imagen más tenue que se me viene a la mente. Tus curvas son a mis caricias como el hielo es al patín el lugar donde estar y deslizarse. Te veo en mi mente jugar con mi cuerpo, te siento en mi corazón apretarlo con deseo. Te siento en mis ojos lagrimeantes de placer cerrados por el brillo de tu belleza.
Hoy tengo ganas de vos otra vez y como siempre. Hoy tengo ganas de tus besos candentes.
Hoy tengo ganas de tu mente insolente y de ti solamente.
Hoy tengo ganas, desde acá, tengo ganas otra vez de besar, como ayer y más.
Hoy tengo ganas de sentir tu sabor en mis labios, de sentir el sabor de los tuyos, de esgrimir entre mis orgullos el hecho de saberme totalmente, gritando y en murmullos, totalmente tuyo.
Hoy tengo ganas de ti, acá en soledad, escribiendo esta vez, sin tocar más que en sueños, tu piel. Hoy no doy más, me revientan los ropajes, me transpiran las neuronas, me palpitan las hormonas.
Hoy tengo ganas de ti, de tus pezones, de tu vientre, de tu cuello en mis besos. En mis labios. Hoy tengo ganas de tus labios en mis labios, de tu olor más profundo, de tu sabor más amargo y del más dulce también. Hoy tengo ganas de amarte más como cada día y de cada día amarte más y más y más.
Hoy tengo ganas de abrazarte hasta siempre. Tengo ganas de cobijarte dormida, con tu cabeza en mi pecho, tus piernas entre mis piernas, tu piel sobre la mía, el latir de tu corazón susurrándole al mío esas diferencias de ritmos que aun llevamos luego del elixir orgásmico vivido una vez más. Quizas primero tu, quizás primero yo. Quizás con mis dedos, con mi lengua, con mi miembro ansioso de tu carne, de tus humedad y de tu sexo. Quizás fui solo yo, quizás solo tú. Quizás fue al mismo tiempo y llenamos de amor el interior de nuestras mentes y nuestros lugares más íntimos. Pero tengo ganas de ti, entre mis brazos. Tengo ganas de ti, de tu desnudez, de tu saliva, de tus pudores, de tus límites, de tus pedidos y de tus gestos. Tengo ganas de oírte, de escucharte, de observarte y de admirarte. Tengo ganas de explorarte y de espiarte. De escarbarte, de abrirte y de cerrarte, de subirte y de bajarte. De moverte, de correrte, de estrujarte. De apretarte.
Hoy tengo ganas de quererte, de necesitarte, de extrañarte y de amarte.
Hoy tengo tantas, pero tantas ganas de ti que tengo ganas de soñarte, porque significa que ya me pude dormir y el tiempo pasaría más rápido hasta volver a verte y así cumplir con tantos deseos.
Hoy tengo ganas, muchas ganas, tantas ganas.
Si amor, hoy tengo ganas de ti, otra vez, una vez más. Y no puedo más de tantas, pero tantas ganas.
Hoy, como ayer, como mañana y como siempre, HOY TENGO GANAS DE TI, MI AMOR!

martes, 9 de diciembre de 2008

El Beso



Los vellos de mi nuca se erizan con el cálido susurro de tus ganas. Siento como una brisa de pasión inquietan las mías sin poder controlar mis temblores de amor.
Aprieto fuerte esta noche las sabanas, las estrujo cerrando mi mirada al interior de mis sentimientos. Luz. Solo luz ve de fuego en mi interior. Esos ojos que de externa mirada te ven a ti, desbordante de belleza en la penumbra de esta habitación que blanca y fría nos envidia ya no solo la vida sino tanta pasión.
Ración de tu cuerpo que se me ofrece candente y húmedo para mí.
Porción de tu capacidad física de darme. De darte.
De entregarte!!
No se si habrá mayor arte que el tuyo, el de tus labios, el de tu lengua. No se si habrá mayor sensación de plenitud que al recibir de vos ese regalo.
Instante único de insoportables sensaciones cual resplandor del sol al verlo fijo. Momentos más íntimos que el de tus besos pocas veces he sentido. Momentos más nuestros que el sabor de tu lengua haciéndole al amor a la mía, Momentos más potentes que el mordisqueo de tu boca. No debe haber. Cuando levanto los parpados, perplejos de placer, y el estremecimiento se vuelve imagen es sentir como si el mundo fuese en vez de tierra tiempo. Ese tiempo, ningún otro. Sino ese tiempo, ese momento, que no hay grabado mas que en una memoria. Que no hay registros de biblioteca, ni leyendas urbanas, ni papiros descoloridos.
Sólo esos momentos que quedarán en mí, para siempre, para toda la eternidad, en mi alma, en mí ser, en lo mas profundo de lo que la muerte nunca jamás podrá llevarse de aquí. de ahora, de este minúsculo pero eterno momento en el que los dos, abrazados, frente a frente, mirándonos sin mirar, sintiéndonos sin ya entender volamos, viajamos, explotamos y volvemos de golpe al mismo lugar para abrir los ojos y ver de nuevo nuestros labios matándose de nuevo en un nuevo y maravilloso, instante, en un nuevo y maravilloso regalo.
En un nuevo y alucinante beso.
El tuyo, el mió, el nuestro.

miércoles, 3 de diciembre de 2008

Te extraño



Extraño el dulce sabor de tu cuerpo apoyado en mis labios gozosos por el contacto sutil del amor que fluye incesante por vos.
Extraño el olor de tu piel que emerge en los suaves retazos que cubren este lecho. Lecho tuyo. Lecho mutuo. lecho nuesto.
Comedia paradojica de la vida en la que aun sebiendote mía, estrujo la almohada nocturna en sueños de vos. Como si el crepusculo me despojara de ti y mis añoranzas se aferraran a las plumas que aprieto con temor y ternura simultaneamente.
Asumo cada salitaria noche el riesgo de soñarte lejos, noches en las que despierto aterrado más aún que cuando en idem circunstancia fantaseo macabramente con la muerte. Y quien no teme mas al desamor que a morir? acaso morir no seria ponerle fin al desamor si tanto duele?
Por obra divina eso no ocurre, ni perecer ni no tenerte.
Es sólo aguardar esperanzado el encuentro del tesoro, que es tu ser, en el momento pactado por palabras de ensueños que emitieron tus labios la ultima vez que vi tu figura frente a la mia.
Lo bueno de extrañarte es saber que aun estoy vivo para sino te tengo, pelear por ti y si aun tengo esa gracia que es ser tuyo y tu mía, reir nuevamente al pensar que pronto volveré a ver brillar tu ojos en la noche. Que pronto volveré a ser mllonario de tu amor, y te haré millonaria del mío. y millonaria de mis besos e infinitamente millonaria de mis abrazos.
Que suerte es tenerte, que suerte extrañarte. que suerte saber que te conozco y que suerte, pues haber nacido en la misma época, amor!
Te extraño y me duele, pero cuanto me gusta extrañarte!

Dormida



La respiracion calma, cada suspiro que escucho es un rezo mío de eternidad. Te admiro cada instante.
La quietud de tu cuerpo me permite por las noches disfrutar cada centimetro, cada milimetro, cada poro de tu piel tersa. Te acaricio cuanto puedo, frente a frente, respirando el mismo y afortunado aire que entra y viaja por tan perfecto templo y sale nuevamente entristecido por tener que dejarte.

Tus curvas en la noche, a la luz de la velas, son como el viaje, que tanto ansío, a los paisajes y naturaleas mas bellos del planeta. Llanuras deliciosas para posarse y descansar al sol de tus ojos. Tus cabellos salvajes son como los árboles de las montañas en otoño, acariciando el viento y siguiendolo como un maravilloso vals entre dos amantes.
Tu cola, en nombre de la perfeccion, hace en las sombras de la noche el giro más intrépido de la habitación. Despierta en mi, en tu dormir, un torbellino ardiente de pasión y deseo que sólo se detiene en consciencia cuando ya no puedo contener el sueño y mis apesadumbrados párpados caen por fin rendidos, dandole paso a reencontrarte otra vez pero en mis fantasías mas locuaces e impúdicas.
Siento a veces que dormir es como perderme esas horas de vos. Quiero verte, sentirte, olerte, escucharte y hasta saborearte en todo momento y durmiendo solo puedo sentirte cuando nos abrazamos en medio de la oscuridad.
Tus labios en penumbras son el blanco de los míos que como dardos se quieren clavar sin ya poder despegarse más.
Tu piel me invita, me obliga a acariciarla cuanto pueda. Me siento como un niño que todo lo quiere tocar. Y es que no lo puedo evitar. Acariciarte es tocar el cielo con las manos, es poner las manos en el fuego mismo pero sin quemarse. Es como nadar en un oceano interminable de placer. Es como patinar, como volar, como deslizarse lentamente y cuasta abajo sobre las hierbas suaves de una pradera. Pendiente sin fin en la que no me puedo detener jamás.
Ahora espero impaciente la llegada del día, para disfrutar tambien de tus palabras, de tu cuerpo en movimiento, de tus abrazos apretados, de tu mente, de tus ganas, de tu sexo.
Ahora espero como siempre el próximo minuto de vida para seguir disfrutando de vos. Para seguir amandote locamente, apasionadamente. Ahora espero para seguir amandote despierta o así, como ahora, DORMIDA!

Adrian, Para Laura, mi amor!! 12/10/08 por la noche admirandote una vez mas!

Amor creciente, Amor ardiente, AMOR



La tarde se hizo noche y me tenia que ir. Tomé mis cosas como cualquier dia de mi vida sin saberte existente, sin conciencia de la magnitud de los hechos venideros.
Pené durante años el amor ingrato que no llegaba. Sufriendo el lagrimeo de mi corazón en el fondo de mi pecho que se mentia a si mismo con solo ocacionales pasiones. Te necesitaba.
Este corazon. Ávido de amor real y sincero, no percibía lo que casi instantaneamente le produjo al ver tus cabellos rojizos y tus rizos desbocados. No pudo darse cuenta en ese instante que sí era posible todo lo que soñaba!
De espaldas me ignorabas, me puse pues a tu lado intentando me conozcas o al menos me percibas cerca tuyo. Los vanos intentos de esa tarde de estudio no hicieron mas que continuar con la ebullicion de mis tristezas sentimentales.
La ocacion del reencuentro estaría casi a la vuelta de la esquina sin la mas mínima oportunidad de presumir que esto podía ocurrir. Quizas mis penas e intentos por que mis compañeras de estudio de masajes no imaginenen que me habia inscripto en tal carrera para poder tocarlas, verlas o sentirlas, obstruian en ese entonces mi capacidad de hombre de enamorarte. De atraerte. De siquiera imaginarte romanticamente junto a mi ya que actuaba de una manera que no era la mía.

Nuevamente, en el final del año, hubo una gran oportunidad de encontrarte. Ya alucinado con el poder de tus curvas, volver a verte en tal paraiso de hierbas, agua, calor y paz fue como sentirme en un eden que nunca jamas imagine. El amor germino lentamente desde ese día, aunque ninguno de los dos creo que lo hayamos percibido siendo que nuestra coneccion alli fue la risotada tuya por una desgracia deportiva de un amor mio hacia un club, y mi venganza posterior al arrojarte junto a otros a una hermosa y redonda piscina.
Al sol, tu blanca y sedosa piel, fue mi elixir durante esa primera mañana. Tu ropa apenas cubria la perfecta circunferencia de tus gluteos. Que no podian ser mas de mi agrado de lo que eran. Intenté no mirarte aunque no logré que no te dieras cuenta. Intenté tanto no vacilar en mis palabras que creo que ni siquiera las dije. Y dejé pasar otra oportunida mas. Que vos solita generaste nuevamente con esas burlas hacia mi!! Y que yo solito volvi a llamar tu atencion con mi dulce venganza!!

El tiempo pasó. Las tan ansiadas vacaciones ocurrieron. Y nosotros perdimos rastros. Cierto es que el destino quiso cruzarnos antes una ultima vez, una noche, deliciosa noche ya por verte. Mi alegria fue tal que forjo en mi rostro tal sonrisa incontenible que mi mente cayo en la tentacion, ahora si, de pedirte un telefono.

Trascurridos los dias, las vacaciones, los meses, se dieron nuevamente las chances de verte. Me llamaste un dia. Sí, primero vos. Mi temor ante un nuevo rechazo de alguien que, no sabia bien por que con tan poco contacto entre nosotros, me importaba tanto, obró en mi contra y si no lo hacias vos, no si si yo te hubiese llamado.
Más tarde, volví a hacerlo prometiendo un encuento que finalmente no impulse como debería.
Una tarde de sol, me invitaste vos a lo que te habia invitado yo en su momento. Por lo que sin dudarlo y rompiendo el compromiso que tenia con un amigo, Sali corriendo.
Conversamos, te miraba, no entendía que me ocurria pero mi corazon latía velozmente. Mi mirada se clavaba en vos, hipnotizado por tu belleza que en caudal era tanta que me inundaba la vista de placer.
Esa fue una noche corta, mas larga de lo que debería ya que no podía irme aunque era mi deber por un acuerdo con amgos de jugar un partido de futbol, que esa noche ya poco importaba.

Otra vez, otra noche, pero en esta ocacion por un llamado mío, un sábado a la noche volvi a verte. A mirarte. A admirarte.
Otra vez, mis ojos hechizados por cada milimetro de tu asombrosa belleza, no reprimian el sentimiento de atraccion hacia vos y vislumbraron un futuro prometedor. El dialogo me enamoraba a cada palabra.
Mis labios se sentian como imantados y volaban inquietos hacia los tuyos. Sino fuese por mi mente titubeante, mi cuerpo habria seguido ese instinto esa misma noche, en la que ya de dia, me despediste con un mensaje muy claro de aceptacion.

El fuego arribo al fin unos dias despues. donde derritiendome de alegria y calor nos juntamos, nos miramos, nos hablamos y finalmente, despues de mucha seduccion mutua, tambien nos besamos con fuerzas frente a la mesa de pool que atestiguo tal encuentro. Mis ganas rebozaban hacía un buen tiempo. Mi sangre corria con fuerza elaborando temperaturas altisimas en mi. Te miraba comunicandote con los ojos que este principio de algo no sería el principio de cualquier cosa aunque vos asi lo advirtieras en su momento. Yo no estaba ahi para un pasatiempo, sino para intentar convertirme en tu hombre. En el hombre que quiere sentir de una mujer lo que la mujer que tenia enfrente me estaba causando.
Cierto y muy bueno fue que hayan pasado dias y encuentros varios hasta que por fin nuestros temperaturas se juntaron candentes para confirmar esa sospecha mía de que si me juntaba con vos me iba a quemar. Mi traje puesto de gala desde el principio no es precisamente un tempano de hielo con forma de smoking. Sino que se recubre de amianto porque ama soportar hipertermias como la nuestra, con la que mucha otra gente arderia y hasta no soportaria la quemazón.
Felizmente eso me atrajo de vos muchisimo. Dejamos pasar oportunidades, roces mediantes, manos inquietas, lenguas impudicas y labios irrespetuosos. Dejamos pasar miradas deseosas y pensamientos fantaseosos. Nos apretamos, nos abrazamos, nos tocamos, nos mojamos, nos calentamos. nos subimos, nos bajamos, nos hablamos, nos estremecimos, nos sonrojamos. Fuimos incredulos de tanto fuego y de golpe un dia no nos aguantamos. Recuerdo ese sofa, incomodo, inclinado, inseguro. recuerdo mi boca, mis labios mi lengua, saborearte de un extremo al otro, intruduciendose imparable donde se volvio ademas indomable. Incansable, incontenible, inagotable.
Tu intimidad se volvio mia y te vi encurvarte de placer y hasta sorpresa.y por supuesto que me sorprendi yo mismo, poque se estaba dando algo que yo quise desde el primer dia, que era mostrarte cuanto podia amarte, aunque sea una noche, aunque sea esa noche. aunque intentaria esa noche que fuese tan solo la primera, de muchas otras tantas, cientas, miles. ojalá no?
Vos te convertiste en la mujer mas deseada del mundo de un instante al otro. Sí, del día en que te crucé en el curso, del día en que te conocí. desde el dia en que menos imagine en mi vida!!
Apareciste vos, y como te dije, te necesitaba tanto!! Amor.
Amor naciente, amor creciente, amor ardiente!!

Massage

Massage